ARCHIVO _ 2009-2011 _ El Fantasma como figura de comprensión de un Yo transfigurado en un sujeto sin identidad. Trauma por el final del ser. Artista sin obra. Obra sin hombre. Hombre sin arte. Arte sin lugar. Lugar sin Artista. Contemplación del texto: Exuberancia en la representación literal de una historia. Crítica como obra. Reparación de fallas conceptuales a través de la idea de final y principio.

  • .../000010/Cubo
  • .../000011/Manos
  • .../000012/Horca

  • .../000013/Notas
  • .../000014/Acción
    • .../000014b/Texto


      • HISTORIA DEL ENTENDIMIENTO | Textos de artista

        José Pizarro


        acción #1


        Entender es caer en la boca del león. Entender es fuente que no contiene. Entender significa lo que no significa para entender.


        La historia comienza cuando las familias buscan un lugar donde vivir. El sentido autoritario de supervivencia extrae a fuerza de quebrar el sueño de los otros un poco de alimento espiritual. La tragedia se manifiesta como un rayo de luz. Las voces son escuchadas. Los padres dicen cosas de padres, las mujeres guardan y cuentan secretos con la misma ductilidad de transmisión. Los niños recogen todos los fracasos de los fracasados más brillantes. La historia cuenta en detalle el titilar de las personas, cuchillos como gestos del demonio. Escucha, escucha las hojas de los eucaliptos chasquean el viento sostiene la voz de los ausentes. ¿Cuántas veces más veré morir a mi madre? Un zorro se asoma por el camino, es de noche y la nieve aparece en el combate de los tímidos…personas sostienen su coraje y corren por un camino de tierra gruesa de invierno. La historia cuenta cómo será la estructura del amor. Pensemos en el amor como un ruido denso de cosmos que chocan, de debilidades y escuelas de sexo. Amor sin historia. Escucha, Silencio mucho tiempo silencio por mucho tiempo en línea veo su aparición.


        (Primera luz)


        -Yo soy la Madre


        (Segunda luz)


        -Yo soy el Padre


        (Tercera luz)


        -Yo soy el hijo



        acción #2


        La historia comienza con un viaje desesperado al entendimiento. Porque entender es abandonar los bienes ideológicos. Porque entender es dar todo por perdido. En medio de la sorpresa la condición accionante de los cuerpos expresa la propia tensión de su mínima circulación sanguínea. Más abajo junto al río una huella animal señala el camino por donde seguir. El entendimiento recoge los signos y rehace lo empezado convirtiendo para sí toda suerte de violenta en un poco más que gestos racionales compartidos. Es esa la condición de fuera de control del entendimiento. Pero el entendimiento no es un estado trágico comunicante. Es, disculpen por decirlo ahora, una revelación vulgar de los resentidos. El temor canta su Laughing Song, recoge el entusiasmo de los que ahora viven en casas como partículas, en ritmos generados por el conteo 1, 2, 3, 9 de los límites tabulares de un entendimiento roto.


        1, 2, 3, 4, 9…


        1, 2, 3, 4, 5, 9…


        1, 2, 3, 4, 5, 6, 9…


        1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 9…



        acción #3


        ¿Quiero entender quién es el padre, quién es la madre y donde está el hijo?


        Quiero entender pero con lo que acabo de escuchar mejor hacerse el tonto…


        Pensemos en esta imagen: cajas apiladas, bien organizadas, alineadas bajo un estricto eje reticular. El perímetro de las cajas no deja que nada encaje a través de ellas. Es un muro y no es un muro, es espacio infinito y son formas materiales. Es el entendimiento; un poco de esto, un poco de aquello es la declaración del arrepentido. De adobe y paja, de mármol y aire, de visión y simulación, con sonido y caricatura. De rojo y de verde. Cajas apiladas de puro entendimiento.


        Amanece, se escuchan pájaros, voces de personas, autos en la ruta. Cierro los ojos. Escucho, para poder entender.



        Texto de acción. Centro de producción cultural Medida x Medida. 12 de noviembre 2011. Córdoba.







  • .../000015/Ciudad material
  • .../000016/Historia del Entendimiento